Vive con intención

A toda acción le antecede una intención ¿qué intención le das al cepillarte los dientes por la mañana o al lavar los platos después de almorzar?


Si eres de las mujeres, que como yo, al enrolarse en las actividades del día a día siente que se pierde y que, de pronto, se le olvida qué es lo que realmente quiere y a dónde quiere llegar con todo esto continúa leyendo, quizá este artículo pueda ser de gran ayuda para ti.

Recuerdo, hace un tiempo, me voltee a ver y vi una gran mujer la cual se había llenado de metas, actividades y objetivos estratégicamente bien elaborados y con la “gran intención” de “tratar” de vivir en el presente, disfrutar cada momento y ser feliz.

Al principio, esto me sonaba como algo que lógicamente llenaría mi vida de amor, paz y abundancia. Sin embargo, hoy te comparto que más que ayudarme a crear la vida con la que sueño esto me estaba llevando a un lugar en donde constantemente existía el juicio cuando la intención no se hacía presente. Es decir, cuando sentía tristeza en vez de darme la oportunidad de vivir mi sentimiento con amor lo que hacía era juzgarme y rechazar esa tristeza y recuerda: “lo que rechazas solo se hace más fuerte”. Después apareció el coaching en mi vida y al comenzar a pulir mi lenguaje me di cuenta de que lo primero que había que cambiar en esa “gran intención” era la palabra “tratar”. En coaching eliminamos de nuestro lenguaje la palabra “intentar” ya que ésta al no vivir en el presente no nos lleva a ningún lugar.

Si quieres profundizar en esto, te comparto el ejercicio que hago con las coachees durante las sesiones:

1) Recuerda a una persona que dijo que trataría de hacer ejercicio, de alimentarse sanamente o de ir al médico este año.

2) Llámale y pregúntale: ¿cómo vas con eso?

La respuesta normalmente a un "tratar" es eso, seguramente esa persona lo sigue intentando.

Una vez que eliminé esta palabra de mi vocabulario lo que empezó a suceder es que me percaté de que era yo quien tenía la decisión de hacer o no hacer ¡Qué gran responsabilidad! Y ¡Claro, con toda gran responsabilidad viene un gran compromiso! Y así fue como entendí que “vivir en el presente, disfrutar cada momento y ser feliz” no es mi intención, es mi compromiso.

Investigando aprendí que intención es el término con el cual le damos nombre a la determinación con la que dirigimos nuestras acciones para llegar a un fin.

Entonces, si lo vemos de esta forma queda muy claro que “vivir en el presente, disfrutar cada momento y ser feliz”… ¡no son intenciones son puras acciones! Y lo mismo sucede con “pasarlo bien, tener éxito, ganar dinero, ayudar a muchas personas, cambiar el mundo, ampliar mi perspectiva de la vida, profundizar mi práctica de yoga, crecer como persona, conocerme a mi misma, etc.”

¿Pero entonces cómo formulo una intención?

Lo único que tienes que hacer es preguntarte el para qué de lo que haces hasta que sea una acción que contenga una calidad energética para que se convierta en la guía de tus acciones. Una vez que comienzas a profundizar en los “para qué’s” te comenzarás a dar cuenta que “la intención no es algo interno a nosotros, sino una energía de la que, sin saberlo, participamos. Todos formamos parte del poder invisible de la intención; conociéndolo y usándolo de forma adecuada nos convertiremos en dueños de las transformaciones que queramos imprimir a nuestras vidas”-Wayne Dyer.



Acá te dejo unos ejemplos:

Vivir en el presente para disfrutar cada momento para ser feliz.

Intención: ser feliz.

Acción- compromiso: vivir en el presente.

Alimentarme sanamente para tener salud y así vivir en armonía.

Intención: vivir en armonía.

Acción- compromiso: alimentarme sanamente.

Conocer más personas para fomentar mis relaciones y así amar.

Intención: amar.

Acción- compromiso: conocer más personas.

Profundizar en mi práctica de yoga para sentirme poderosa.

Intención: sentirme poderosa.

Acción- compromiso: profundizar en mi práctica de yoga.

Tener todo lo necesario para ofrecer una cena, para crear nuevas relaciones juntos, para compartir el amor.

Intención: compartir el amor.

Acción- compromiso: tener todo lo necesario para ofrecer una cena.

Levantarme temprano, para llegar puntual al trabajo, para crecer profesionalmente, para cambiar el mundo, para llevar alegría a más familias.

Intención: llevar alegría.

Acción- compromiso: levantarme temprano.


Deseo que encontrar la intención (el para qué) de cada una de las cosas que quieres hacer en tu vida se convierta en una herramienta que te funcione para mantenerte motivada y comprometerte con esas acciones necesarias para obtener los resultados que deseas en tu vida. Recuerda que no estás sola, si necesitas ayuda ¡pídela! Con cariño, Anina Walder.

DÉJAME UN MENSAJE POR AQUÍ, LO REVISO DIARIAMENTE

Valparaíso 2577 Providencia 3a sección. 
C.P.44630. Guadalajara, Jalisco. México. 
escribeme@aninawalder.com  |  Tel: 333-129-26-52

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon