Querida vulnerabilidad

Las charlas con amigas siempre me resultan fascinantes pues, al ser mi espejo y mis maestras, me ayudan a verme desde afuera. Gracias a ellas, esta última semana, pude percatarme de la importancia que tiene en nuestra vida aceptar que somos vulnerables. Sé que suena un poco extraño que quiera abrazar esa “cualidad que tenemos los seres humanos de poder ser heridos” pero sigue leyendo y quizás puedas sorprenderte.

2015 ha sido un año dedicado a desaprender.

Y en este viaje soltar la creencia de que “puedo tener el control”, el reto más grande. Sin embargo, esos instantes en que he logrado reconocer, con humildad, que todo el Universo se encuentra en perfecto orden divino es que entiendo lo que significa "convivir con lo que no puedo cambiar".


Y en ese convivir surgen dos sentimientos: Libertad y Vulnerabilidad.

Cuando reconozco que tú, al igual que yo y todos los seres humanos, eres vulnerable suelto la necesidad de parecerme a lo que me han enseñado a ser: una mujer fuerte, independiente y perfecta.

¡Soy humana, no perfecta!

Pierdo la necesidad de jugar al juego de la sociedad donde subo mis barreras para no ser lastimada y donde me hago la ocupada para parecerte interesante. La verdad es que por más ocupada que esté siempre voy abrir un espacio para ti. Y me siento libre de presentarme frente a ti con el corazón abierto, dejando que realmente me veas, así sin máscaras.

Y sí..¡me siento vulnerable!

Dejo de controlar la situaciones y predecir el futuro. Hoy sé que la relación o los planes que haga contigo pueden o no pueden funcionar. Me entrego y acepto que puedo ser herida, que no tengo el control.

¡Declaro que hoy me encuentro dispuesta a hacer y crear sin garantías!

Ya no siento vergüenza ni me pregunto si soy digna de tener una conexión contigo. Conecto conmigo misma, dejo de querer ser alguien más y me enfoco en quien realmente soy. Y así como acepto que puedo sentir dolor y sufrir también reconozco que puedo ser feliz y amada.




Reconocer que somos vulnerables nos abre la posibilidad a ser más sensibles, más compasivos y a humanizarnos a nosotros y a quienes nos rodean con el fin de generar conexiones auténticas.


DÉJAME UN MENSAJE POR AQUÍ, LO REVISO DIARIAMENTE

Valparaíso 2577 Providencia 3a sección. 
C.P.44630. Guadalajara, Jalisco. México. 
escribeme@aninawalder.com  |  Tel: 333-129-26-52

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon