Cierra el 2017 con amor

Cierra tus ojos y haz un pequeño recuento de lo que fue tu 2017:

  • ¿Recuerdas cuáles fueron tus propósitos de año nuevo y las emociones que sentías en ese momento?

  • ¿Lo veías todo como posible o imposible

  • ¿Estabas motivada o te faltaba un poco de energía?

  • ¿Sentías que todo lo podías o ya te hacías derrotada?

Ahora abre tus ojos y cuéntame:

  • ¿Qué pasó?

  • ¿12 meses después en dónde te encuentras referente a esos propósitos?

  • ¿Qué lograste?

  • ¿Cómo te sientes?

¡Ajá! ¿Ves cómo luego, luego nuestra mente se va a lo que NO logramos?

Y es que justo por estas fechas, cada fin de año, nos sentamos a hacer una lista de propósitos, fijamos objetivos ambiciosos para nosotras mismas y esperamos realizarlos al 100% durante el nuevo ciclo que está por comenzar. Con frases como: “Año nuevo, vida nueva”, “¡Este año sí lo voy a lograr!”, “Ahora sí… ¡ya no hay excusas!”, “¡Este es mi año!”, entre otras, intentamos poner el marcador en cero. ¿Y qué pasa al cabo de unas cuantas semanas? Estas lindas palabras se desvanecen y aquella lista que con cada uva habías creado termina guardada en un cajón.

¿Pero, por qué sucede esto?

Primero porque nos enfocamos más en lo que NO logramos que en celebrar lo que SÍ hicimos. ¿Cuándo fue la última vez que celebraste sonreír a pesar de no tener ganas de hacerlo?, ¿Te has celebrado ir 2 veces a hacer ejercicio a pesar de todos los eventos y posadas ?

Si no celebramos nuestros éxitos, el cerebro no registra su existencia y cuando no sentimos progreso entramos en una dinámica de auto desvalorización que se caracteriza por pensamientos como: “no valgo nada”, “por mucho que me esfuerce nunca será suficiente”, “nada de lo que hago tiene sentido”, entre otros.

Si pasamos demasiado tiempo en esa dinámica, estos pensamientos comenzarán a afectar todas las áreas de nuestra vida, trayendo como resultado: ausencia de motivación profesional, sentimiento de falta de reconocimiento por parte de seres queridos y colaboradores, aislamiento, parálisis, etc.

Entonces ahora que sabes que celebrar tus logros te ayuda a:

• Mejorar la relación que tienes contigo misma

• Crear nuevos hábitos

• Alcanzar tus objetivos personales y profesionales

Me encantaría que nos compartieras en los comentarios :

  • ¿Qué lograste este año y cómo vas a festejarte?

Y el segundo punto por el cual no cumplimos nuestros propósitos es porque no están diseñados de manera funcional. Es por esto que hoy te quiero compartir una guía para diseñar tus propósitos del 2018 de tal forma que te permitas alcanzar todo aquello que te propongas.

Mi intención con esta guía es que descubras esa gran fuerza creadora que vive dentro de ti, que te celebres a ti misma cada uno de tus logros para que te sientas acompañada durante todo el año y traigas a tu vida hábitos que reflejen el amor que tú tienes por ti misma.

Antes de descargarla te recomiendo regalarte un momento de calma para hacer este ejercicio. Si tú lo deseas puedes prepárarte un té o un chocolate caliente y sentarte en el sillón con tu cobija favorita.

Para acceder a tu solo da click aquí: guía de propósitos 2018

Si tienes alguna duda o te atoras con algo en el camino recuerda que puedes escribirme en los comentarios y en cuánto me sea posible te estaré respondiendo.



Sé tú, sé libre, sé feliz.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo