Catarsis profesional

Mexicana de madre, suiza de padre y mujer que cree que un mundo lleno de paz, amor, alegría y armonía es posible. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y certificada como Coach en desarrollo humano por el Instituto MMK de Alejandra Llamas. En mi búsqueda por vivir una vida plena en términos de balance trabajo/vida, fue como se cree mi programa de acompañamiento emocional.


Mi historia profesional comienza cuando vivía en Londres y al creer que cumplía 25 años -cuando en realidad, les cuento un secreto me equivoqué y cumplía 24- hice una lista de las cosas que “deberían” cambiar en mi vida para sentirme exitosa. Al cabo de un año cumplí casi todas: me regresé a México, me fui a vivir sola, encontré una carrera profesional y un trabajo estable que me apasionaba. En marzo del 2013 comencé a trabajar como procuradora de fondos cara a cara en Diálogo Latinoamérica, una empresa dedicada a desarrollar líderes que al unir personas con causas impactan positivamente en su comunidad. Así fue como salir todos los días a poner mi granito de arena se volvió motivo en mi vida, mi pasión: enseñar herramientas que hicieran de la vida de otras mujeres una mucho más sencilla. Pasé de ser procuradora a líder encargada de formación, motivación, entrenamiento y retención de mi equipo. A los 8 meses me convertí en Capacitadora de Campaña (fue en donde descubrí mi vocación pero no le hice caso hasta un tiempo después) en ese momento me encargaba del reclutamiento, resolución de conflictos, entrenamiento de líderes, manejo de equipos y participaba activamente en la creación de juntas generales, misión, visión y metas de campaña. Fue justo un año después, en noviembre del 2014, que logré consolidarme como Directora de Campaña para Children International en Guadalajara. Y llegó el momento en que lo “imposible” se hizo posible ¡ya no podíamos inscribir niñas pues ya todas habían sido apadrinadas!

Pero en toda esta historia…¿en dónde me dejé?, ¿en qué momento me olvidé de mí?, ¿cuándo le bajé el volumen a la voz de mi espíritu? La verdad es que aún no lo sé, y probablemente nunca tenga esas respuestas. Lo que sí sé es que, el 1 de enero del 2015 fue el día que inicié mi catarsis profesional. Como lo cuento en mi historia, estaba en un viaje de trabajo y con la intención de “mejorarme como persona” escribí una lista de propósitos que incluso antes de ponerlos en papel, ya les había asegurado su fracaso. “Nunca lo voy a lograr”, “no tengo tiempo”, “no tengo dinero”, “no soy suficiente”, “ya lo he intentado muchas veces”, “no puedo”, “no sé” eran las frases que me había estado repitiendo a mi misma mucho antes de haber comenzado esa lista. En ese momento mi sentido de posibilidad era muy limitado y definitivamente, hoy entiendo que, mis pensamientos no hacían que viviera mi vida de una manera ligera, fluida y sencilla.

En ese reconocimiento, descubrí que era imposible darle a otras lo que no estaba pudiendo darme a mí misma. Así que, después de estar el tiempo que me fue necesario en la silla de víctima sintiéndome un tanto hipócrita, elegí ser responsable; escuché mi llamado y sin pensarlo, le hice caso a mi intuición. En febrero de ese mismo año, comencé mi proceso de introspección, limpia y re-diseño.

se creó "Un espacio para ti” blog de coaching con la intención de brindarte un lugar en el que tú encuentres las herramientas necesarias para vivirte como la gran mujer bella, empoderada y por sobre todo completa que ya eres ahora. Y así, mientras compartía lo que iba experimentando en mi certificación como coach ontológico, redefinía mi concepto de "éxito" y aprendía a ocuparme de mí,

Hoy me siento libre, plena, segura, completa, co-creo con el Universo y con otros la vida que deseo para mí, logro mis metas y hago de mis sueños una realidad. Y al final te puedo decir que en mi esencia nada ha cambiado, sigo siendo la misma pero más sana y feliz. Claro que a veces lloro, me enojo, me frustro pero ahora tengo las herramientas para que esos momentos sean cortos, escasos y maestros que dejan un gran aprendizaje en mi vida.

Después de un año y medio viviendo de mi pasión, cuento con más de 400 horas de experiencia en sesiones uno a uno, colaboro con mis artículos en otros blogs y revistas, he diseñado talleres para el desarrollo de las campañas de UNICEF México y Save The Children México por parte de Diálogo Latinoamérica, me han invitado a impartir workshops y toda esta experiencia que te platiqué me llevó a crear un taller único (uno a uno) en el que a través de ejercicios de coaching ontológico te llevo de la mano para que tú también hagas tu propio proceso de introspección, limpia y re-diseño. La intención más profunda es que después de cursar mi programa de acompañamiento emocional te sea más sencillo, fluido y feliz tomar las acciones que te lleven al lugar en donde tú quieres estar.


¡Bonus del artículo! Si has llegado hasta aquí es porque seguramente te interesa comenzar a diseñar la vida de tus sueños. Agenda una llamada de cortesía conmigo y veamos qué es lo que el programa de acompañamiento emocional puede hacer para ti.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo