¿Cómo ganar dinero estando de vacaciones?

¿Has escuchado la frase “creer es crear”?

¡Pues bueno! Hoy te quiero compartir que esto también sucede con el dinero.

Si entendemos que en el universo todo es energía vibracional en movimiento, incluso nuestros pensamientos y creencias, logramos comprender que sólo atraemos a nuestra vida aquello que se alinea con la forma en que vibramos. Es decir, si tenemos pensamientos o creencias limitantes sobre el dinero seguramente nos estaremos sintiendo limitadas en este momento.

Si este es tu caso continúa leyendo.

En mi programa de acompañamiento emocional decimos que las creencias pueden ser limitantes o potenciadoras y que es a través de ellas que salimos a co-crear nuestra realidad con el Universo. Es por esto que, en las sesiones , aliento a mis coachees a reconocer, cuestionar y eliminar las creencias que no les están funcionando para crear la realidad que ellas quieren vivir y así logren abrir un espacio para hacer su sueños realidad.

¿Cómo hacerlo con el dinero?




Lo primero, es comprender que “el dinero en sí mismo no es el problema, el problema es lo que pensamos de él”.


Las creencias que tienes sobre este objeto se han formado a lo largo de tu vida, a través de lo que has escuchado de tu familia, amigos o incluso en la televisión. Muchas veces, cuando no somos observadoras de nuestros pensamientos, pasamos estas creencias de largo y al no ser cuestionadas seguimos creyendo lo mismo esperando resultados diferentes.

Hoy te invito a ser observadora de tu mente y pregúntate:

  • ¿Qué pienso realmente sobre el dinero?

  • ¿Cómo con lo que hago o digo se reflejan mis creencias sobre el dinero?

  • ¿Qué necesito del dinero para sentirme plena, libre o feliz?

  • ¿Qué pienso de las personas que tienen mucho dinero?

En tus respuestas habrás encontrado alguna o varias creencias que actualmente se encuentran limitando tus finanzas ¡Felicidades, el primer paso para eliminarlas es reconocerlas!

Aquí te dejo una lista con ejemplos de creencias limitantes sobre el dinero:

  • Voy a hacer o sentirme ___ hasta que tenga dinero.

  • El dinero es seguridad.

  • Tener deudas es malo.

  • Seré exitoso hasta que tenga x cantidad de dinero.

  • No tengo suficiente dinero.

  • El dinero no es espiritual.

  • El dinero o su ausencia causa problemas.

  • Más vale pobre pero feliz.

  • Cuesta trabajo ganar dinero.

  • No puedo hacer o sentirme ___ por que no tengo dinero.

  • Necesito libertad económica.

  • El dinero cambia a las personas.

  • Cuando la crisis económica termine mi situación mejorará.

  • Desear tener dinero es malo.

  • El dinero se acaba.

  • Es malo gastar mucho dinero.

Te explico un poco como funciona:

Afirmar que “el dinero es necesario para vivir” viene de una creencia social que se nos ha arraigado para hacer que el sistema funcione. No digo que no sea una herramienta para comprar las cosas básicas como agua, comida y vivienda. Sin embargo cuando vibramos en necesidad estamos vibrando en carencia y eso lo único que ocasionará es que aunque nos den ese aumento tan deseado seguiremos necesitando dinero, pues la creencia continuará con nosotros, y así viviremos el resto de nuestra vida, sólo necesitando más y más.

Otro ejemplo es creer que “cuesta trabajo ganarlo”. Cuando creemos esto entonces probablemente busquemos trabajos muy demandantes ¡Claro, porque lo creemos lo co-creamos con el Universo! Y si le decimos al Universo “oye yo creo que ganar dinero cuesta mucho trabajo” entonces nos dará mucho trabajo para que podamos ganar dinero ¿me explico?

Y por último, cuando creemos que el dinero es causante de problemas o un instrumento de libertad estamos limitando nuestra tranquilidad, felicidad o concepción de éxito a la cantidad que poseemos de un objeto: papel moneda.

Así que ¡ojo con lo que le dices al Universo, pues es muy bueno escuchando!

Una vez que identifiques tus creencias sobre el dinero te invito a cuestionarlas, preguntándote:

  • ¿Esto aplica para todos los seres humanos?

  • ¿Cómo me puede estar limitando este pensamiento?

  • ¿Qué otras realidades existen?