Aprende a pedir

¿Estás pidiendo lo que necesitas?, ¿qué es aquello que no te has atrevido a pedirle a tu tu jefe o a tu familia?, ¿un aumento o vacaciones?, ¿qué necesitas pedirle a tu pareja para que juntos lleven su relación a otro nivel?, ¿hace cuánto que no te pides algo a ti misma?

Estamos acostumbradas a pedir a medias o incluso a no pedir por cuestiones sociales, morales y/o culturales como la vergüenza, el afán por intentar complacer a los demás, el miedo a que nos digan que no o la creencia de que “es mejor esperar a que te lo ofrezcan”. En lo personal, a veces me parece (y me declaro culpable) que lo que hacemos es poner a prueba nuestra mente telepática esperando que los demás conozcan nuestras necesidades, cumplan nuestros deseos y superen nuestras expectativas del cómo y desde dónde relacionarse con nosotras.

Sin embargo, si queremos ser responsables de nuestra vida, se ha llegado entonces el momento de dejar de culpar a la pareja, a nuestros hijos, a la familia, jefes, colegas, empleados e incluso hasta a nosotras mismas por lo que creemos que intencionalmente han o hemos dejado de hacer. Como te he comentado puede existir la intención, el deseo, las ganas pero si no se crea un acuerdo entonces nunca pasará a convertirse en acción.

¿Pero cómo creamos acuerdos? La respuesta que siempre le doy a mis coachees en el programa de acompañamiento emocional es: por medio de las peticiones. El lenguaje es una gran herramienta que nos permite crear, diseñar y determinar todo aquello que se encuentra disponible para nosotras. Las peticiones, al ser actos lingüísticos generadores de acuerdos, tienen el poder de crear nuestro presente y nuestro futuro.


Es por esto que hoy, con amor, dejo para ti unas palabras con la intención de que tú te conviertas en una experta del pedir y así cada día salgas a crear la vida que deseas para ti ¿estás lista?

¿PARA QUÉ PEDIR?

1) Para reconocer el poder de creación que tengo en mi vida: “si no pido, no creo”.

¡Yo creo mi vida!

¡Tú creas tu vida!

2) Para construir relaciones sanas. Recuerda que las relaciones se construyen con acuerdos.

3) Para aprender a poner límites en mis relaciones: ¿quiero estar con alguien que no cumple sus acuerdos?

4) Para entender que no sólo se pide al exterior y así comenzar a pedir también al interior: ¿qué te quieres pedir a ti misma que te lleve a construir la realidad que deseas experimentar?

ANTES DE PEDIR PREGÚNTATE:

1) ¿Estoy siendo responsable o víctima? No podemos pedir desde la carencia, es decir desde lo que creemos que nos “falta” ni desde la culpa, juicio o pensando lo que el otro “debería o no debería”.

2) ¿Pedir esto cómo se alinea con mi propósito? Es importante revisar que mi petición venga de mí ser y no de mi ego.

3) ¿Estoy predispuesta al no o veo que existen posibilidades? Mantente abierta y recuerda que el otro, al igual que tú, puede decir que sí, que no o negociar.

CONSTRUYE TU PETICIÓN:

Una vez que revisaste lo anterior es momento de construir tu petición. Yo te recomiendo empezar en papel, de a poco y siguiendo cada paso. Verás como cada día se irá volviendo más sencillo y llegará el momento en que harás del pedir un hábito en tu vida.

Para que una petición funcione ya sea para ti, para otro, otros o para el Universo o Dios, en coaching decimos que debe contener lo siguiente:

1) ¿Qué?

  • ir a un café

  • llegar a tiempo

  • hacer ejercicio

2) ¿Cómo?

  • la Prensa del Café

  • a tus citas conmigo

  • yoga

3) ¿Cuándo?

  • jueves a las 5 pm

  • a la hora que dices que vas a llegar

  • 2 veces por semana

4) ¿Qué se va a ver manifestado?

  • ponernos al corriente