15 cosas que he aprendido del matrimonio.

Querida, hace tiempo que no me siento a escribir un artículo 100% personal y vaya que no es porque no me guste contarte de mi vida -si sigues mi cuenta de Instagram ya sabrás que hasta recetas de cocina y tips de decoración/ organización te comparto- sino que en todo este proceso de transición (de soltera a comprometida y luego a casada) han sido tantas y tan variadas las emociones y tan rápidos los aprendizajes que en cuestión de tiempo se volvió todo un reto para mí mantenerte al tanto. Pero como dicen "más vale tarde que nunca" así que, con mucho amor, he preparado una lista de los 15 aprendizajes más significativos que llegaron a mí durante este periodo.


1) No dejes que los mitos generalizados sobre la vida en matrimonio te espanten.

Y es que es normal que cuando das la gran noticia al mundo de "me voy a casar" tus amigos y familiares te empiecen a hacer comentarios y sugerencias que pareciera tienen la intención de hacerte pensar las cosas otra vez, pero recuerda "cada quien habla como le fue en la feria" y el hecho de que su vida de casados no les sea satisfactoria no quiere decir que a ti te vaya a pasar lo mismo.

Aquí una lista de los mitos más comunes:

  • Ya te amarraste.

  • Se te acabará el romance.

  • Las mujeres exitosas no logran matrimonios exitosos.

  • Llegar a acuerdos es muy difícil.

  • El primer año va a ser el más duro.

  • Agárrate que ahora sí comienzan las peleas de verdad.

  • No tengan hijos rápido porque una vez que lleguen olvídate de la atención de tu pareja.

  • Qué bueno que ahorita estás bajando mucho de peso porque cuando te cases vas a subir eso y más.

  • El amor se acaba y empieza la rutina.

  • El matrimonio es el problema.

  • Casarse está pasado de moda.

2) Tu matrimonio es una hoja en blanco.

Recuerda: tú y tu pareja son los diseñadores de su nueva vida juntos así que no se sientan con la responsabilidad de actuar de cierta manera solo porque lo aprendieron de sus padres.


3) No guardes tus sentimientos solo para ti.

Crea los momentos adecuados para expresarte y cuéntale a tu pareja lo que estás sintiendo y pensando.


4) Agradece, agradece, agradece.

Decir gracias por la mañana puede hacerle el día a tu pareja.


5) Vivan los retos juntos.

Háganse cargo de las grandes cosas y ríanse de lo pequeño juntos. No importa lo que suceda siempre y cuando trabajen juntos como equipo.


6) Suelta el arrepentimiento.

Los errores dejan de existir cuando entiendes que solo se trata de aprender la lección y seguir adelante.


7) Libérate de la competencia.

No lleves la cuenta de cuanto das versus cuánto aporta tu pareja. Es preferible dar porque quieres hacerlo que dar porque sientes que tienes que hacerlo.


8) Por lo menos uno de ustedes debe superar el miedo a los insectos.


9) No olvides decir "te amo". Incluso si estás enojada.


10) Eso de que las personas no cambian, es falso.

Lo que no cambiará será la esencia. Pero claro que todos, si queremos, podemos cambiar nuestros hábitos y actitudes para tener una relación mucho más armónica. Trabajar en cambiar al menos una de tus conductas poco funcionales marcará una gran diferencia en la calidad de tu matrimonio. Y, además, confía en que tu pareja te lo agradecerá enormemente.


11) Las discusiones ocurren y eso los hará crecer.

Discutir les ayudará a generar acuerdos y con ellos harán de su vida de casados una mucho más auténtica.


12) No te asustes por cualquier cosa. Si algo se complica en tu relación es señal de que necesitas habilidades nuevas, no una pareja nueva.


13) Besa a tu pareja.

Al despertar besa a tu pareja, antes de salir de casa besa a tu pareja, cuando llegues del trabajo besa a tu pareja, antes de dormir besa a tu pareja. Disfruta el no ser solo compañeros de piso.


14) Habla en "nosotros". Antes de estar en pareja nuestras vidas giraban únicamente alrededor de nosotras y por ende nos acostumbramos a hablar en términos personales: yo, mi, me, mío. Una vez en pareja es necesario primero entender que ya no soy solo yo, ya soy nosotros y segundo apoyarnos del lenguaje para comunicárselo al otro. Si comienzas a cambiar tus palabras estoy segura que tú y tu pareja se sentirán más unidos que nunca.


15) Nunca dejes de tomar su mano.

¡Mi favorita! Para mí tomar la mano de mi esposo o que mi esposo tome la mía representa, dependiendo de la situación, amor, unión, respeto, apoyo , complicidad y/o confianza.


Quizá mi esposo y yo aún estemos "en pañales" hablando del matrimonio (dos años después sigo pensando que estamos en pañales) pero lo que sí es seguro es que cada día nos despertamos con la intención y la apertura de aprender el uno del otro.

Cuéntame en los comentarios querida ¿tú qué es lo que más has aprendido en tu relación de pareja?

DÉJAME UN MENSAJE POR AQUÍ, LO REVISO DIARIAMENTE

Valparaíso 2577 Providencia 3a sección. 
C.P.44630. Guadalajara, Jalisco. México. 
escribeme@aninawalder.com  |  Tel: 333-129-26-52

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon